Archive for septiembre 2017 | Monthly archive page

posted by | on , , | No comments

Miguel Díaz Piñeiro, de 39 años, es el responsable de algo que su padre, que lleva toda en la vida en el mar, nunca había visto 24/09/2017 05:00 H

Su padre, el histórico jugador de fútbol de la Costa, Miculita, no le creía, porque dice que en toda su vida en el mar nunca vio nada parecido, pero Miguel Díaz Piñeiro, de 39 años, que trabaja en las plataformas y se enrola ocasionalmente para ir al longueirón, volvió ayer a casa con un besugo -pez que habita a profundidades de 80-90 metros- de dos kilos capturado con un fusil de pesca submarina a unos tres metros de fondo y pegado a la costa, junto a la fuente de Cabanas.

«É algo incrible, pero estaba apuntándolle a un sargo atravesou polo medio e xa lle tirei. O meu compañeiro, que levamos pescando dende nenos, dicíame que o vendese, pero eu tampouco me dedico a isto, así que xa vos mandarei unha foto da caldeirada», bromeaba ayer. La Voz de Galicia

 

 

posted by | on , , , | No comments

Publicado: 19 sep. 2017 16:44 GMT – El estudio llevado a cabo por biólogos internacionales refuerza la idea de que estos pulpos, que suelen llevar una vida solitaria, pueden reunirse y socializar en unas condiciones determinadas. Los expertos los describen como “ingenieros ambientales”.

La especie Octopus Tetricus. John Turnbull / CC BY-NC-SA 2.0

Aunque los pulpos de la especie Octopus tetricus han gozado de la reputación de tratarse de criaturas solitarias, un grupo de científicos internacionales ha hallado un grupo de cefalópodos que realizaba comunicaciones tanto directas como indirectas.

Entre ellas, por ejemplo, desalojar de sus guaridas a otros moluscos o perseguirlos, hacer ‘poses’ o mutar de color.

El estudio de los especialistas sobre los cefalópodos, publicado en la revista ‘Marine and Freshwater Behavior and Physiology’, revela que los sorprendentes ejemplares marinos han sido encontrados en las aguas de la bahía de Jervis en la costa sur de Nueva Gales del Sur (Australia). Allí hallaron una quincena de ‘pulpos amigos’.

El hallazgo refuerza la idea de que estos pulpos pueden reunirse y socializar en unas determinadas condiciones

El equipo de biólogos marinos, liderado por el profesor David Scheel de la Universidad del Pacífico de Alaska (EE.UU.), filmó a las criaturas.

La especie Octopus Tetricus. / John Turnbull / CC BY-NC-SA 2.0

“A menudo estos animales se situaban bastante cerca los unos de los otros, al alcance de la mano”, ha indicado la coautora de la investigación, Stephanie Chancellor.

“Al margen de las rocas, los pulpos que habitaban la zona habían acumulado montones de conchas de las criaturas que comían, sobre todo almejas y vieiras”, ha explicado Chancellor.

La experta ha agregado que estas pilas de conchas fueron luego usadas “para crear guaridas, haciendo de estos pulpos auténticos ingenieros ambientales“.

Científicos: los pulpos tienen un ADN “extraterrestre”

Sin embargo, todavía no está claro qué causó la creación de ‘pulpoland’ ni si este tipo de reuniones de cefalópodos son comunes.

Con todo, no es el primer lugar en que se han encontrado ejemplares de Octopus tetricus. Otro grupo de esta especie de pulpos, compuesto por unos 16 miembros, fue descubierto en 2009 cerca de la australiana bahía de Jervis. Entonces una concentración de estos animales marinos así fue considerada una anomalía total.

Los científicos creían que los cefalópodos se reunían allí porque un objeto humano no identificable que se convirtió en un punto central que los pulpos que lo rodearon con guaridas. El objeto desconocido era un solo objeto de unos 30 centímetros de largo, fuertemente incrustado y posiblemente hecho de metal. El sitio está a unos 10 a 15 metros bajo la superficie del agua y tiene unos 18 metros de largo y cuatro metros de ancho. RT

 

 

 

posted by | on , , , , | No comments

04 de septiembre del 2017 – 3:35 PM – Desde hace cuatro años, este buzo padece del síndrome de descompresión que ha transformado su cuerpo.

https://www.facebook.com/americanoticiasoficial/videos/1550216725037256/

Alejandro Ramos Martínez padece de una extraña enfermedad que ha deformado su cuerpo.

Alejandro Ramos Martínez padece desde hace cuatro años un extraño mal que ha deformado su cuerpo. Este buzo tiene el cuerpo inflado en bolsas de nitrógeno. Un reportaje de Cuarto Poder mostró su dramática historia.

El trabajo de Alejandro consistía en sumergirse de manera constante en las profundidades del mar para extraer mariscos. Sin embargo, hace cuatro años al ascender abruptamente de las profundidades del océano, su sangre produjo enormes cantidades de nitrógeno. Este elemento químico no llegó a matarlo, pero se alojó en sus músculos en bolsas. De acuerdo al reportaje, los médicos no pueden extraer las bolsas de nitrógeno porque están adheridos fuertemente a su carne.

El síndrome por descompresión que padece Ramos Martínez le ha ocasionado secuelas como hipertensión muy grave y una lesión a la cadera. Cualquier ayuda puede comunicarse al 944409627.

Tratamiento. “En Lima se trató en una primera instancia hacer unos cortes y extirpar. Se trató de extirpar como si fuera como una bola de grasa. Pero eso está en investigación”, explicó doctor Miguel Alarcón del Hospital San Juan de Dios de Pisco en Ica.

El caso de Alejandro es único por lo que médicos de la Sociedad Peruana de Medicina Hiperbárica lo estudia desde hace unos años. El tratamiento que sigue con regularidad es someterse a una cámara hiperbárica que le ofrece oxígeno puro y donde puede desintoxicar su cuerpo. De acuerdo a los médicos, este procedimiento ha logrado reducir en un 30% el volumen del nitrógeno. Cuarto Poder

8 enfermedades raras más comunes en el mundo