posted by | on | 4 comments

Corre una nueva etapa con el «nuevo blog».Parece como si en este «lapsus» me hubiera bajado el áimo de contar cosas. He perdido el ritmo y el bajón es notorio. Lo siento.

No creo que me anime ni el hecho de haber estado día y medio en Galicia, Estaca de Bares, pegando tiros con mis compis habituales, Juanfe y Avelino, grandes pescadores.

Salíamos el miércoles como a las 5 en un viaje de unas tres horas con parada de por medio, relajados. Llegar, dar una vueltina por el puerto, cenar allí y pa la cama.

Para pescar al día siguiente, estaba tan buena la mar y el día que nos llegamos navegando desde Ovicedo hasta Esteiro, playa peligrosa donde las haya, de mal recuerdo, por volcarme la embarcación un gran ola hace mucho tiempo.  Pero es lugar de mucho pescado.

Ayer la Estaca y su cercanías, como pasa con Cabo Peñas, nos demostró, como tantas veces, pero no siempre, que los sargos y las lubinas además de abundar muuuuucho más que en Asturias (estamos tan solo a unos pocos kilómetros de costa) son vagas, es decir,  no huyen como las de aquí, son tranquilotas y eso, las mata. Tal vez sea por la abundancia de comida y por la cantidad tan grande de individuos de sargos que estén tan relajados.

Si un sargo pone unos 300.000 huevos, aunque se consigan solo un 10% , solamente un bando de 50, suando lleguen al kilo, pesarían 1,5 toneladas de tranquilas piezas que poder pescar de nuevo.

Lo cierto es que nada más llegar y echarnos al agua para recoger aquellos ejemplares que marchaban como «de mala gana» y subirlos a bordo, al cambiar de zona, se presentó la vigilancia pesquera, controlando todo tipo de documentación, de pesca, embarcación, folio, certificados, seguro… informándonos también que el pulpo estaba en veda… también controló a todos los barcos que encontraba en la zona, normalmente profesionales de la mar, perceberos y algún deportivo también, buen trabaj0.

Finalmente, dimos la jornada de pesca por terminada como a las tres de la tarde, después de ir avituallándonos en la embarcación  al conseguir unos cuántos cadáveres de barriga blanca, unos 5 kilos por barba, eso sí, seleccionando porque los botones nos comían. Muchos sargos dejamos pasar en espera de algún ejemplar «gordo» pero éstos no quisieron venir a Gijón. No obstante, estos días son los que levantan las ganas de pescar, de coger más afición, de olvidar tantos y tantos días que no vemos peces o si los vemos nos falla la puntería o ni tan siquiera se ponen a tiro.

Aguas muy claras, no muy frías, laminaria (sin ser la de antaño) y mucha vida.

Una grata compañía, buena comida, muy buenos precios, dormir por 12 euros con baño y tv en la habitación del Hostal D. Manuel … una cerveza un euro…  es un pueblo, no una gran ciudad, pero eso lo hace aún más divertido. Desayuno en la misma rampa de botadura. ¿No podíamos pedir mas….!

Estas son algunas de las imágenes de la estupenda excursión a Oviecedo. No se si habrá algún vídeo-sub.

[photopress:IMG_8171.JPG,full,pp_image][photopress:IMG_20140626_WA0010.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_8173.JPG,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_172432.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_8165.JPG,full,pp_image][photopress:IMG_8168.JPG,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0012.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0000.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0002.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0004.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0006.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0008.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140625_WA0010.jpg,full,pp_image][photopress:IMG_20140626_WA0001.jpg,full,pp_image]

 

Tags:

4 comments

  1. Sergio
  2. Paco
  3. jorge
  4. kalamardo

Trackback e pingback

No trackback or pingback available for this article

Leave a Reply