posted by | on , , | 1 comment

Hay momentos que lo más agradable de una jornada de pesca, no es tanto que cojamos un buen dentón o una gran lubina (que también), sino como nos sucede a algunos que tenemos cierta edad: ver las buenas piezas, aunque no puedas «catarlas» ya nos llena de ina inmensa satisfacción.

Al igual que el sol y el agua templadita nos anima a «intentar pescar» de mejor manera que cuando está desapacible, contar con una buena compañía, hace de ese día de pesca un fantástico momento y lo de menos son las capturas.

A partir de hoy, creo que voy a tener que cambiar esa frase que repetía con frecuencia, cuando me preguntaban sobre qué  fusil es el mejor: «es el indio, no la flecha»… después de fallar unas cuantas piezas, veo que lo que debo hacer es cambiar la flecha para que «el indio» no falle tanto.

Que conste que la salida fue seria y formal de pesca, pero si el pez no se deja, está claro que aunque pongamos todo de nuestra parte, da lo mismo, no sube a la lancha, eso no es óbice para que resulte una salida divertida.

La publicidad llega también a las embarcaciones.

[photopress:IMG_6326.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6328.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6327.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6329.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6332.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6334.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6336.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6340.JPG,full,pp_image]

[photopress:IMG_6335.JPG,full,pp_image]

Tags: , ,

1 comment

  1. Roberto

Trackback e pingback

No trackback or pingback available for this article

Leave a Reply