posted by | on , , , , | No comments

12/03/16 –

Un mero en la Reserva Marina de Cabo Palos-Islas Hormigas. FOTO: JUAN ÁNGEL CANO

El seguimiento científico del espacio protegido en 2015 confirma el descenso de seis especies de gran interés comercial.

La reserva va a más, pero los meros van a menos. Esta podría ser la conclusión del informe de seguimiento científico durante 2015 de la Reserva Marina de Cabo Palos-Islas Hormigas, que confirma tanto el buen estado general de este espacio protegido en aguas de Cartagena como el descenso continuado desde el año 2009 de la especie emblemática de este hervidero de biodiversidad de casi 2.000 hectáreas. Los pescadores furtivos están detrás de la disminución de un 67% de la población de estos peces, de gran valor comercial pero también la principal atracción para los buceadores recreativos, la única actividad permitida en la zona junto con la pesca artesanal.

El estudio elaborado por la Universidad de Murcia –mediante un convenio con la Comunidad Autónoma y la colaboración del Centro Oceanográfico de Murcia– refleja también el descenso durante los últimos seis años de otras cinco especies muy cotizadas, como la cherna (-89%), el falso abadejo (-74%), el dentón (-65%), el sargo imperial (-63%) y la corvina (-38%).

Los autores del informe, que será presentado esta tarde en el IV foro popular de la reserva marina de interés pesquero, achacan sin duda esta situación a los furtivos, que siguen actuando en la reserva pese a la vigilancia de la Administración –la gestión es mixta, entre Comunidad Autónoma y Ministerio de Medio Ambiente–. Se trata de buceadores ‘piratas’ que burlan el dispositivo de control para extraer ilegalmente grandes piezas que venden en el mercado negro.

«Aunque no hemos sido testigos directos de ningún episodio de furtivismo, sí hemos encontrado en varias ocasiones varillas de fusil subacuático abandonadas en el fondo de la reserva integral, así como ejemplares de mero con heridas en la cabeza manifiestamente debidas a un arpón», puede leerse en el informe.

Comportamiento esquivo
También es posible que la menor detección de meros durante los censos –realizados entre agosto y octubre– pueda deberse a cambios en el comportamiento, inducidos por la presión de la pesca furtiva, que empujan a los peces a ocultarse en cavidades o a descender hacia aguas más profundas, aventuran los técnicos del Departamento de Ecología e Hidrología de la UMU. Si en 1996 los meros casi habían desaparecido del área de reserva, su densidad era de 11,3 ejemplares –por transepto de 250 m2– en 2009 –el año de mayor abundancia– y de solo 3,5 en 2015.

La Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente anunció en septiembre la instalación de cámaras de alta definición para acabar con esta lacra que compromete el equilibrio ecológico del espacio protegido.

Pese a la persecución de los meros, el informe confirma la espectacular recuperación del entorno de Cabo de Palos-Islas Hormigas desde que la reserva fue aprobada hace veinte años. Desde 1995 ha aumentado de forma notable la biomasa, y en concreto entre 3 y 60 veces la densidad inicial del principal grupo de especies de interés comercial. Los meros, particularmente, eran 60 veces más abundantes en 2009 que en 1996. El efecto reserva no fue inmediato, destacan los redactores del estudio, sino que tuvieron que pasar hasta 14 años para que se alcanzasen densidades máximas de población

La mejora de la biodiversidad también ha tenido su reflejo en las capturas de la flota de pesca artesanal, que han aumentado de forma sostenida durante las últimas dos décadas, aunque en 2015 bajó un 11,1% con respecto a los 40.509 kilos de 2014.

El buceo recreativo no ha afectado «de forma significativa» a las praderas de gorgonias blancas, según el informe de seguimiento científico. La Verdad

Tags: , , , ,

Leave a Reply