posted by | 10 comments

Pasan días y días de invierno y como en esta bendita costa asturiana la mar nos da de tregua solo unas horas para ir a pescar, (submarina, claro) además debe coincidir en fin de semana, porque si cae en fiestas, como son de guardar, pues se guardan… en casa comiendo turrón, faltaría más.

Desde siempre, oí a Viña y a los grandes pescadores que las lubinas están en enero esperándonos y este año, como todos los anteriores no encuentro día para dar con ellas.

Este viernes, pensamos más en entrar y topar alguna loba, que en mirar el mar en conciencia, así nos fue en Taurán. Deberíamos haber buscado el lugar apropiado y más protegido de las olas del oeste, o ir en lancha, pero esa es otra: por dónde echarla, si no hay rampa fácil… además para ello hay que emplear casi toda la jornada, ir a pinrel es bastante más rápido.

Pues ni el viernes acertamos con el lugar adecuado ni el sábado. Decidimos ir a pinrel por la zona de La Tuerba, al este de Gijón, nada menos que cinco «expertos y buenos pescadores submarinos» llegamos, miramos y… nos volvimos… No los nombro para que no se sientan difamados.

Pensamos, ya de regreso a Gijón en lo acertados que habían estado los compañeros que el viernes en el club optaron por salir por el oeste por Cudillero. Les llamamos, pensando que no cogerían el teléfono y dos de ellos dijeron que estaban en duda de echarse o no, pues tampoco dejaba y miraban con detenimiento los lugares más apropiados, mientras pasaban ya de las diez de la mañana.

Queríamos echarnos al agua lo antes posible, y si en el occidente, tampoco estaba la cosa clara, decidimos coger la semirrígida y a pesar de ir sobrecargados, yendo despacio… llegaríamos a los bloques de Cabo Torres y allí se tiraron dos al agua y los otros tres nos fuimos para confirmar que el agua estaba tan turbia en la playona de Torres como el agua de los ríos donde lavaban antaño el carbón de las minas.

Busca y rebusca, viendo poca vida y cambiando de zona, el resultado fue pillar una chopa eso sí guapa, entre los cinco tan guapa que estuvimos a punto de dividirla entre los «5 grandes pescadores». En los bloques del dique exterior, lugar habitual de buenos sargos y alguna lubina, solo vieron palmerines que no pasaban de 250 gramos.

Entre hoy lunes y ayer domingo me han confirmado varios colegas, de nivel mediocre, como somos la gran mayoría, que en puntos concretos de la costa, todos más allá de Cudillero, sacaron este fin de semana lubinas entre los 3 y los 9 kilos y no es casualidad. Las hubo como dije antes, porque siempre se comentó, las hay porque desde hace varias semanas que buenos pesquines están yendo entre semana y sutil y silenciosamente las consiguen y seguirá habiendo en estos días de enero y febrero, fijo.

Nos queda comprobar en qué bajadas, en qué playas vamos a encontrar la mar en las mejores condiciones: con más o menos claridad, el oleaje y las posibles corrientes con mar de fondo y la intensidad del viento. Seguro que allí encontraremos esos grandes y variados ejemplares de róbalo, loba, llubina, furagañas grandes, etc.  en playas y rompientes.

El este, lo dejaremos para el verano, de momento está claro que iré, cuando pueda y me dejen los «elementos» al oeste asturiano, a la zona de buenas lubinas.

Dicentrarchus labraxDicentrarchus labrax

¿Estáis de acuerdo?

 

10 comments

Trackback e pingback

  1. Constancio»Archivo del blog » LUBINAS EN ENERO 2.
    [...] Si más pronto lo digo, antes se confirma. [...]

Leave a Reply