ESQUILMADORES | Constancio

Posts Tagged ‘ESQUILMADORES’

posted by | on , , , , | No comments

Pontevedra / 09 de julio de 2016  – Hace justo un año entró en vigor la reforma legislativa que convierte esta actividad ilegal en un delito.

Tantos los agentes del Seprona adscritos a la Guardia Civil de Pontevedra, como el personal de la Policía Autonómica, son el principal frente policial ante el furtivismo. Los números de sus intervenciones así lo atestiguan.

Solo el pasado año, el instituto armado contabilizó la intervención de sesenta kilos y medio de almejas, lubinas y sepias, entre otras especies, al tiempo que tramitaron 175 infracciones administrativas por contravenir las normativas sobre caza y pesca. De igual modo, la Policía Autonómica llevó a cabo en la comarca un total de 340 dispositivos específicos contra el furtivismo, que se tradujeron en 1.601 inspecciones y la interposición de casi medio centenar de denuncias, concretamente 48, contra los esquilmadores del mar.

Igualmente, y de manera colateral, se tramitaron otras 64 denuncias vinculadas con la pesca marítima. Desde la unidad adscrita a la Xunta de Galicia precisaron que las más corrientes fueron la carencia de permiso de pesca, el contabilizarse un número indebido de capturas o el empleo de artes prohibidas.

Esta labor se compagina con la que, en el seno de la Policía Autonómica, realizan diariamente los equipos de investigación de cada unidad. Por zonas, es en el entorno de Sanxenxo y O Grove donde más inspecciones se acometieron, 694, las cuales se saldaron con 41 denuncias, mientras que en los municipios de Poio y Meaño se detectaron una decena de infracciones en el curso de las 245 inspecciones. En Bueu, los 172 operativos convergieron en trece denuncias, así como fueron 166 las actuaciones que tuvieron como escenario el litoral de Marín -siete denuncias en el 2015-. En Pontevedra y Catoira se contabilizaron nueve sanciones administrativas en 109 inspecciones.

Los operativos de la Policía Autonómica no se limitan a atacar la actividad extractiva de los furtivos, sino que también atacan la venta, el transporte y la distribución de las mercancías. En este sentido, en el seno de este cuerpo se tiene la convicción de que se trata de una práctica llevada a cabo «de forma ilegal e reiterada por persoas que, amparándose nunha situación de insolvencia, arrasan as concesións marisqueiras, causando un prexuízo grave aos profesionais que as explotan legalmente, utilizando, ás veces, incluso a violencia».

Hace un año exactamente, en julio del 2015, entró en vigor la reforma penal que convierte el furtivismo en delito cuando hasta ese momento solo se podían perseguir por la vía administrativa. Todas las fuentes consultadas matizaron que aún es muy pronto para conocer el alcance real de esta modificación penal, ya que «os atestados policiais remitidos aos xulgados, debido ao pouco tempo transcorrido, seguramente se atopan en período de instrución, na súa gran maioría».

En todo caso, estas acciones policiales se han venido incrementado en toda la comarca desde el año 2010, de igual modo que se ha reforzado el control de las actividades de pesca marítima.

En este sentido, cada vez son más habituales las identificaciones de pescadores para verificar que tienen los documentos en regla, al tiempo que se comprueba el tallaje de las piezas, así como su número y peso. De igual modo, los agentes prestan especial atención a las vedas y se persigue el empleo de artes ilegales, una labor que también tienen muy interiorizada los integrantes del Seprona. La Voz de Galicia